Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer y mejorar nuestros servicios y recoger información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su instalación y uso en los términos de nuestra Política de cookies.



Marketing Jurídico: Clientes y Comunicación



EVALUAS.COM te ayuda a transmitir al cliente cercanía, interés y accesibilidad

Entender el lenguaje de un abogado en su ejercicio profesional es como ver tu primera película en versión original. Resulta difícil de seguir y comprender. Los excesivos tecnicismos empleados en el sector y la dificultad por parte de los profesionales de explicar su trabajo en un lenguaje coloquial son factores que merman la confianza de los clientes de cara a solicitar más frecuentemente sus servicios. Sin embargo, ésta es sólo una de las razones por las que puede explicarse la escasa vinculación entre los clientes y los profesionales del sector jurídico. Veamos alguna otra. 

La asociación abogado-problemas.

Uno de los puntos a mejorar en cuanto a la relación cliente-abogado tiene que ver con los motivos de la contratación, ya que todavía hoy existe la (mala) costumbre de los clientes de solicitar los servicios de un abogado exclusivamente en situaciones límite, quizá debido a la falta de pedagogía y enseñanza del derecho, tanto por parte de los propios profesionales como por parte del Estado, que en las sucesivas reformas educativas no lo ha incluido en sus programas, pese a la importancia que tiene ordenando cualquier aspecto de nuestro día a día. El hecho de recurrir a los abogados cuando los problemas ya son una realidad, en lugar de acudir a ellos con el objetivo de evitarlos, hace que se instale en la mente del consumidor la asociación de estos profesionales con ‘problemas’, generando una visión negativa de la abogacía por parte del consumidor.

Especialización y atomización.

Además de lo anterior, hay que destacar que existe una fuerte especialización en el sector así como una predominancia del profesional autónomo frente a la empresa jurídica o las sociedades profesionales, lo que se traduce en recurrir a diferentes abogados según el asunto a tratar y, por tanto, que no consigamos crear un vinculo de confianza solido.

Desatención comercial.

Por otro lado, las labores comerciales de los abogados se han basado tradicionalmente en los contactos y el boca a boca, descuidando la comunicación comercial y la búsqueda activa de nuevos clientes, a consecuencia de entender su profesión como algo técnico y no como algo comercial, o quizá debido al alto coste de la publicidad hasta la popularización de internet y las nuevas estrategias de marketing digital. De un modo u otro, la crisis económica y una competencia cada vez mayor ha hecho necesario buscar fórmulas comerciales alternativas que atraigan más clientes; y con una predominancia de despachos pequeños o unipersonales en los que se concentran muchas funciones y responsabilidades en la figura del abogado, se hace necesario delegar, externalizar o subcontratar las tareas comerciales en profesionales o empresas especializadas en marketing que, además, consigan transmitir al cliente cercanía, interés y accesibilidad.

En este sentido, desde evaluas.com queremos facilitar la labor comercial del abogado, sin que éste tenga que realizar grandes esfuerzos de tiempo o dinero, mediante la aproximación y comunicación con sus potenciales clientes de manera cómoda y sencilla. Además, estamos convencidos de que nuestro producto contribuye a una mayor transparencia al sector y favorece la accesibilidad de los consumidores a los servicios jurídicos en general.

¿Quieres saber más sobre nosotros? Ven y EVALÚAS.

05 octubre